Alto sil 2013

Debido a que quería llegar descansado al Alto Sil, decidí no ir el sábado a pesar de que me apetecía ver el KV y vivir el ambiente tan estupendo que hay de trail running este fin de semana en Santa Cruz del Sil con, por ejemplo, la presentación del libro de Raúl G. Castán. Así que hoy tocaba madrugar, sonando el reloj a las 05:10: desayunar, vestirse, colocar las últimas cosas y ya nervioso por hacer un buena carrera.

269358_10151485230233774_1090224268_n

A las nueve, todo preparado para el comienzo después de unas emotivas palabras de Lolo en honor a dos compañeros suyos que nos han abandonado. Listos, ya!! y como balas en dirección a la Chañada. A pesar de las previsiones, no amenazaba con llover y lo único que había era un poco de niebla, eso sí, yo llevé mi Nathan con el Paclite dentro por si las moscas.  Al llegar a la Chañada, la primera sorpresa para los que no habían hecho el recorrido anteriormente: una bajada criminal en la que disfruté como un enano, como me gusta bajar a tumba abierta, llegando incluso a alcanzar a la gran Mar Ferreras. Una vez abajo y sin tiempo para recuperar fuerzas, comienzo del Muro. Una subida no muy larga, pero muy, muy empinada donde contra todo pronóstico sigo detrás de Mar y otro grupo de grandes corredores.

Una vez pasado el muro, a llanear un poco donde veo que es mejor aflojar un poco porque estos van como motos y, a continuación, bajada para Páramo del sil, donde la tripa me da el primer susto que me obliga a hacer una parada de “emergencia” que hace que me quede rezagado de mi compañero Sergio con el que iba muy a gusto. Llegamos a Páramo del Sil, y después del arco que tanto mola pasar y cuando voy a enfilar el puente que me debe llevar al avituallamiento otra sorpresa: para que pasar por un puente de cemento pudiendo bajar al rio, pasar un puente diminuto y volver a subir por un camino empedrado al otro lado del puente. Eso sí, el ambiente en ese punto era estupendo.

Alto Sil52

Llegamos al avituallamiento y empieza la subida a la Campona donde nos habían avisado que había mucha nieve. Sigo bastante cómodo hasta el km 13,5- 14 donde empieza a haber mucha nieve y solo hay un pequeño camino hecho por la organización por el que andar en mi caso y, por el que me imagino, los primeros irían corriendo. Si se me da mal la propiocepción, imaginaros andar por aquí: una propiocepción continua. Voy perdiendo el ritmo por momentos y me empieza a adelantar todo el mundo (creo que me he vaciado y ya no soy capad de comer nada. ¡como habré olvidado el brik con una ración de fruta del mercadona y que tanto me ayudaría hoy!). El día es excepcional, con sol incluso que hace que sea una gozada ir por allí, menos para mí que ya voy cruzado. El gel que tomo no me hace efecto y me empieza a dolor la tripa y a estar mareado. con mucho sufrimiento llego a la campona y el paisaje es extraordinario. Me digo que seguro que ahora la gozo como otros años bajando hacia primout. Que iluso: ahora es un curso intenso de propiocepción y de ver en directo “videos de primera” con todo el mundo intentando mantener el equilibrio. La bajada hay que hacerla con mucho cuidado y mi isquiotibial empieza a chirriar como las guitarras de la canción Madlic de Godspeed You! black emperor (http://www.youtube.com/watch?v=RXdF9uhVrI0 ). Fantástica canción que ahora no sale de mi cabeza y que me agobia un poco.

Por fin llego a Primout y mis amigos José Manuel y Nuria están en el avituallamiento. Me dicen que voy muy bien pero mi cuerpo no dice lo mismo. Odio el trozo del rio, pero no de este año, sino de los tres que he ido. No puedes coger ritmo con lo que voy siempre incomodo. Pero esta año, no solo es el rio. También hay chocolate con nata, es decir, barro mezclado con nieve que hace más “divertida” esta zona. Voy tan vacio que ya tengo que echar el pie al suelo y a tramos ir andando. Cuando acaba el rio, llega la subida al pico negro. la había hecho el día de la quedada y me había encantado. Hasta el último momento dudé en llevar bastones para afrontar esta pared y, al final, no los llevé lo cual me arrepentí cada paso que di. En resumen, se trata de una subida “a pelo” de 1000 metros y un desnivel de más o menos 400 metros. Creo que jamás he visto pasar en mi reloj la centena de metros tan despacio. Iba tan fastidiado, que vi que me adelantaba Jason Bryant y no sabía si era verdad o no!!! ahora lo que me recuerda las guitarras de la canción de Godspeed You! black emperor es mi cuádriceps derecho.

Al llegar a la cima, la felicidad me desbordaba y no solo por el paisaje que te encontrabas que era espectacular al estar tan nevado, sino por haber alcanzado algo que parecía imposible por momentos.

Desde allí era todo bajada y lo hice como buenamente pude, unos ratos trotando y otros andando hasta llegar al último repecho ya dentro del pueblo y enfilar la última bajada a meta súper contento porque lo había conseguido.

Al final sobre 4 horas 38 minutos, 50 minutos más que el año pasado pero mejorando 100 puestos en la clasificación para acabar finalmente el 191. Creo que, viendo los tiempos, ha sid0 el año más duro hasta la fecha. Lo que es seguro es que para mí lo ha sido.

208649_10151485255893774_1318167390_n5424_10151485256563774_682332742_n(1)556960_10151485256383774_959373787_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s